Regalo especial

Agradecerte el regalo tan hermoso que me hiciste.

Un  pequeño gancho de metal, un gran tozo de tu vida.

Al tejer con ella, ha habido mementos en los que sentía como si tejiese la aguja sola, he notado el desgaste de los hilos tejidos con ella, de los dedos que en otro tiempo la cogieron, de las historias que se impregnaron en ella, de los olores,…

Has estado muy presente en todo el proceso de la creación, he llegado a escuchar tu risa, a sentir tu mano apretarme.

En lo tejido he volcado mucho de mí, de lo que siento por ti.

TE QUIERO y gracias por dejarme formar parte de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *